Intimidad y privacidad en Internet

Hace un par de días vi en un blog de Ana Ovando un vídeo interesante: Piénsalo antes de publicar.

Estoy seguro de que a padres y a educadores- y muchos de estos últimos también formamos parte de los primeros- nos preocupa que les pueda suceder a nuestros alumnos o hijos lo que a Sara: una chica dulce e ingenua, que comparte- por lo que podemos deducir- buena parte de su intimidad en Internet y, en consecuencia, se ve acosada e intimidada por extraños en el mundo real.

En el último año- o dos años, a lo sumo- nuestros alumnos, sin abandonar servicios de chat como Messenger, han descubierto y explotado las redes sociales, como Facebook, Myspace o, especialmente, Tuenti. Entiendo que estos espacios digitales les atraen porque les permiten establecer relaciones con otros jóvenes con los que comparten aficiones o amigos. Sin embargo, en estos servicios, junto a los mensajes de texto como en los chats, publican fotos o vídeos personales.

Y sobre este hecho quiere advertirnos (haciendo uso, de otro lado, de técnicas publicitarias) el vídeo: no parece que, desde su inmadurez e inconsciencia, los adolescentes reflexionen sobre la frontera de lo privado y lo público, de tal modo que están expuestos a que su intimidad se vea invadida por cualquier usuario que acceda a estos servicios.

Como es evidente, ni padres ni profesores podemos prohibir ni censurar el uso de estos servicios, sino educarlos y tratar de persuadirlos de que no se traspasen en estos espacios públicos las fronteras de lo privado y personal. Sin duda, es una tarea difícil y complicada porque viven en una edad- la adolescencia, proclive a la afirmación de la personalidad–  y en un tiempo en el que se fomenta y difunde el exhibicionismo de lo privado.

En cualquier caso, más allá del uso de herramientas informáticas (filtros de navegación por la red como Optenet, que difunde gratuitamente la Junta de Andalucía, o de portales que pretenden formarlos en una navegación segura, como Kiddia, dirigido a niños), profesores y padres debemos esforzarnos- sin generar alarma ni producirles la sensación de censura o intromisión- en acompañarles, para reflexionar, en sus actividades en la Red.

Actualización 4-01-2008. Ayer en El País se publicó un reportaje- de título confuso- en el que se informa sobre la denuncia de un colegio de Logroño por presunto uso ilegal de la imagen de un alumno en Tuenti.

Nueva sección en el portal del ISFTIC

El último boletín del ISFTIC- antes CNICE- nos informa de una nueva sección de su magnífico portal que han llamado: Enlaces educativos en la Red. Según informan, con una periodicidad semanal aparecerán en esta página recursos educativos de gran interés  didáctico, esto es, al modo de un cuadro de honor. Además, el enlace será descrito brevemente en cuanto a su propósito y contenidos.

Lo cierto es que me parece necesario: hasta hace poco tiempo aplaudíamos casi cualquier recurso educativo que veíamos publicado en la Red. Sin embargo, creo que estamos ya en un punto de madurez en el crecimiento que justifica ya una cuidada selección en atención a la calidad del recurso reseñado.

Esta semana el ISFTIC recomienda los siguientes enlaces:

Algunos de estos enlaces los hemos recogido en este blog. A Historia de la Filosofía le dedicamos en su día- enero 2007- por su calidad una breve reseña.

Sobre nativos digitales y competencia digital

Acabo de leer un artículo de Cédric Fluckiger y Eric Bruillard cuyo título es TIC : analyse de certains obstacles à la mobilisation des compétences issues des pratiques personnelles dans les activités scolaires. A partir de una serie de estudios empíricos estos investigadores franceses exponen interesantes observaciones:

1. Los alumnos desarrollan, en su vida personal y social, una serie de habilidades que les permiten participar en chats, blogs, foros, etc.; acceder a contenidos multimedia (vídeo y audio) y recuperar información de sitios web.

2. Estos usos de los alumnos deberían facilitarles adquirir la competencia digital en el ámbito escolar. No obstante, la transferencia de competencias entre estos dos universos- personal y escolar- es difícil:

a) Las competencias desarrolladas en el ámbito personal son más bien locales y contextualizadas que transversales.

b) Existe un hiato entre las prácticas personales- manifestación del proceso de individualización y autonomía del adolescente, el acceso a los medios de comunicación y a una cierta independencia cultural respecto de los gustos de sus padres- y las prácticas escolares- sujetas al contrato didáctico- de los alumnos.

c) La facilidad con que manejan el navegador o la mensajería instantánea no debe ocultar una débil autonomía, una falta de conceptualización y de comprensión de los mecanismos informáticos y una muy débil capacidad de verbalización de sus prácticas, de tal manera que la transferencia a otros ámbitos- el escolar- es muy difícil.

d) Los comportamientos y fines son muy diferentes. Ponen como ejemplo la búsqueda de información en el navegador:

Según el gráfico, el alumno usa el siguiente esquema de navegación: en su casa realiza una búsqueda en Google y analiza en profundidad el sitio escogido. El botón Ir a la página anterior  del navegador es raramente usado para retornar a la página inicial de la búsqueda, de tal modo que si después de visualizar varias páginas, el resultado no es satisfactorio, es habitual que realicen una nueva búsqueda, aunque sea idéntica en palabras de búsqueda a la precedente.

Sin embargo, en el ámbito escolar, su esquema de navegación es diferente. A partir de la página que les devuelve Google, extraen la información de- a lo sumo- una decena de páginas y la copian en su procesador de textos. Por ello, a diferencia del comportamiento en casa, no penetran en las páginas, sino que hacen un uso intensivo del botón Ir a la página anterior para regresar a la página de resultados de Google.

Tras estas observaciones, los autores concluyen del modo siguiente:

Une vision de sens commun et les discours un peu rapides sur la génération internet, les digital natives ou les new millenium learners, etc., invitent à imaginer un groupe compétent face à des propositions scolaires associant trop peu les technologies informatiques pour que ces compétences puissent sâ??exprimer, conduisant à demander à lâ??école de sâ??adapter au monde des enfants ou des adolescents.
Cette vision nâ??est pas totalement erronée, mais nos études montrent quâ??à la fois les compétences censées être acquises ne sont pas si développées et quâ??elles sont difficilement mobilisables en contexte scolaire.
Côté recherche, il faudrait déterminer les compétences qui passent effectivement dâ??un contexte à lâ??autre (les aspects « basiques » de manipulation par exemple) ainsi que les mécanismes qui pourraient faciliter ce passage. Cela devrait également permettre de proposer quelques recommandations pour la formation. On peut sans doute avancer lâ??idée que câ??est en leur donnant les moyens de comprendre ce qui se passe, câ??est à dire dâ??avoir une distance critique à leurs pratiques quâ??on peut faciliter le transfert des compétences. En dehors des compétences techniques, il faudrait également sâ??intéresser à certaines compétences « interactionnelles » ou « communicationnelles » que les adolescents développent dans leurs pratiques et qui pourraient trouver un écho dans les activités scolaires.

Sobre estas conclusiones, creo que, desde la práctica en el aula, podemos insistir sobre alguna de estas ideas que esbozan:

a) La funcionalidad de los aprendizajes escolares. Es preciso realizar un esfuerzo para que esa frontera- o hiato, tal como ellos lo denominan- entre los ámbitos personal y escolar se debilite. La enseñanza por proyectos o tareas es una metodología educativa que puede ayudarnos en este esfuerzo.

b) La reflexión sobre las prácticas tic. Me parece evidente que una de las tareas del aprendizaje en la competencia digital ha de ser la reflexión, el análisis, el juicio valorativo… sobre esas prácticas que realiza habitualmente el alumno en soledad, esto es, desarrollar su pensamiento crítico.

c) La competencia comunicativa. La competencia digital del alumno, más allá de garantizar un dominio técnico suficiente de herramientas, debe permitirle acceder a sitios fiables, seleccionar la información, estructurarla y ser capaz de producir, a partir de ella, nuevo conocimiento.

Actualización 20-12-2008. Juan Freire informa por extenso en una entrada de su blog sobre los resultados del proyecto norteamericano Digital Youth Research, un estudio sobre el uso de los medios digitales por los jóvenes.